“Habrá que provocar un cambio cultural en nuestra sociedad que no demonice al empresario”

Decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos.

Lo único que sabemos del futuro es que será diferente y por eso, Pilar Laguna es consciente de que debemos promover comportamiento donde prevalezca la curiosidad y la audacia y por eso ahora se encuentra inmersa en el Seminario permanente “Emprendedores y Liderazgo”.
¿Cuál es su mayor preocupación como profesora y como decana?

Lo único que sabemos del futuro es que será diferente. Y ante ese panorama nos preguntamos
¿Por qué nuestros jóvenes parecen poco emprendedores y faltos de creatividad? ¿Qué hacemos, o qué no hacemos, para que agotemos sistemáticamente la capacidad emprendedora y creativa de los jóvenes? Lo que sí sabemos es que los fines vienen determinados por los medios. Es decir, los círculos ambientales de influencia son clave: estos pueden estimular o facilitar el espíritu emprendedor o adocenar y rutinarizar. El espíritu emprendedor sólo puede florecer en ciertos tipos de ambientes y el educacional universitario juega un papel importante. Por eso tratamos de acercar a los jóvenes al tema de aprender a emprender a través de expertos que han logrado hacer de su sueño un plan de trabajo, de empresa, de negocio viable. Lo mejor para aprender es hacerlo escuchando a los que fueron y siguen siendo verdaderos emprendedores. Y así queremos que los estudiantes tengan una formación en cultura emprendedora, fomentar el espíritu emprendedor sin esperar a 4º curso cuando sus carreras comienzan a estar perfiladas, sino desde el inicio de la Universidad, aunque lo apropiado sería comenzar en educación infantil, pasando por secundaria y bachillerato. El espíritu emprendedor ha de ser una predisposición para la vida, de manera que en la etapa universitaria, donde nosotros podemos intervenir, nos hemos propuesto fomentar la cultura emprendedora en todas las facetas de la vida de nuestros estudiantes: en lo personal y en lo profesional. De otra manera la formación integral queda coja. Aportamos conocimientos , capacidades y competencias pero no una capacidad emprendedora, que es una filosofía de vida que les vendrá muy bien en el futuro.

¿Y qué características tiene un emprendedor?

Podríamos hacer muchas definiciones o listas de características, me voy a centrar en algunas de las que me parecen esenciales. El emprendedor debe tener visión, capacidad para generar ideas que se puedan transformar en oportunidades de negocio, ve lo que otros no ven o no son capaces de lanzarse, por lo que además, debe tener poca propensión al riesgo. Esto no quiere decir que sea un loco sino que el miedo al fracaso, nunca debe suponer una barrera, solo, una alerta que le mantiene despierto y le impide cometer errores o bien, cuando los errores o los fracasos lleguen, le permitirá levantarse y volver a empezar.
El emprendedor ama lo que hace, lo vive con pasión. Es un líder capaz de arrastrar personas y trabajar en equipo, en este punto quisiera destacar la importancia de la elección de los socios, cuidado. Gracias a una correcta y necesaria planificación, se marca objetivos claros que sabrá adaptar gracias a su capacidad de flexibilidad y de reacción ante cambios del entorno. Es perseverante y dado que deberá enfrentarse a muchas dificultades, será mejor que tenga buen humor.
Pero además, al emprendedor yo le pediría que tenga siempre presentes valores como la honestidad, rigor, capacidad de esfuerzo y trabajo, no todo vale y se puede ser emprendedor y responsable con la sociedad y su entorno, esa es nuestra apuesta.

¿Cómo?

Hoy somos conscientes que debemos promover un comportamiento donde prevalezca la curiosidad y la audacia. Donde se acometa una tarea, un trabajo, un negocio o una empresa sin miedo al error o al fracaso. Producir una idea, una investigación, crear empresas, es algo que al final repercute en beneficio de toda la sociedad. Incluso es importante la cultura emprendedora porque hemos tomado conciencia de que al menos todos somos emprendedores de nuestras vidas con el objetivo último de triunfar en ella.
Por esta razón desde el Seminario Permanente de Universitarios Emprendedores y Liderazgo queremos acercar a este tema a través de expertos que han logrado hacer de su sueño un plan de trabajo, de empresa, de negocio viable.

¿Hay un contexto en España que facilita el fomento de cultura emprendedora?

Justo esta semana se presentaba el informe GEM, que monitoriza la actividad emprendedora en el mundo. España participa en el mismo bajo la Dirección del Profesor Ricardo Hernandez-Mogollón, y esta semana en su presentación nos contaban como poco a poco vamos teniendo un mayor número de emprendedores. Vamos despacio pero con una tendencia al alza que es lo importante. Por un lado hay un problema de cultura y, salvo que vengas de familia de empresarios y emprendedores, normalmente los padres prefieren que los hijos sean funcionarios o que trabajen en grandes corporaciones que podrían asimilarse a un ministerio, pero esto ya hemos visto que no es posible y habrá que provocar un cambio cultural en nuestra sociedad que no demonice al empresario, sino que se le vea como alguien que puede generar riqueza.
Por otro lado, debemos crear entornos favorables, es decir, una administración que no ponga zancadillas para que crear una empresa. En este sentido la ley del emprendedor trata de crear ese entorno administrativo-económico saludable para el emprendedor. Veremos los resultados pero yo creo que vamos en la buena dirección y se va creando conciencia. Pero no es fácil. Hay que buscar nuevas formulas para la financiación y fomentar otras que se desconocen pero que son muy atractivas como es el caso de las Sociedades de Garantía recíproca; sin olvidarnos de los familiares, amigos y esos locos que nos prestan dinero y que son el soporte, el trampolín de muchos emprendedores.
Parece que de repente es una palabra que se ha puesto de moda, y que quien no trabaja es porque no quiere..
Ser emprendedor no es una profesión es una filosofía de vida, y en época de crisis cuando el hambre aprieta, necesariamente te tienes que mover. Las situaciones de riesgo, de incertidumbre, de crisis como la actual favorecen o sirven de estímulo a los emprendedores, es cuando surgen las oportunidades y en ocasiones estas son autoempleo, esto no es malo, es una forma de generar riqueza. Yo creo que ahora hablar de emprendedores es una corriente creciente y el Gobierno trata de crear el entorno amigable, y ¡ojalá! siga haciéndolo, porque entiendo que el papel del Estado no es crear empresa, sino facilitar entornos para que la sociedad civil sea capaz de generar ese trabajo. Ocurrió igual con el concepto de responsabilidad social coorporativa, comenzó como una moda y ahora es cultura que va calando en la sociedad. Si es una moda y hace que cambie la cultura bienvenida sea.
También debemos mirar al sistema educativo, desde educación infantil hasta la universidad deben implantarse programas transversales que doten a los estudiantes de estas capacidades, de esta cultura.

De esto y más hablará usted en Uniciencia 2013 ¿Cómo valora el encuentro?

Muy positivamente, creo que es necesario que nos conozcan a las Universidades, lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer con buenos socios, y esa tarea es aún una asignatura pendiente. No voy a hablar de divorcio universidad/ empresa porque es un tópico pero es cierto, que todavía hay muchas empresas y otras instituciones que no conocen el trabajo que hacemos en la Universidad por lo que creo que es necesario salir a la calle, y explicar a la sociedad qué hacemos y para qué lo hacemos, además evitando el discurso manido de devolver a la sociedad lo que la sociedad nos da. Pero no podemos estar en una burbuja y trabajar, investigar y formar a personas que no encuentren su lugar en la sociedad. Por ello creo que estos encuentros son imprescindibles para seguir conociéndonos mutuamente.
CONTACTO:
http://www.uniciencia.es